Tierra

Una vez, un hombre sabio que amaba la tierra mojada y sus olores, me dijo que una planta crece tanto como dispone de espacio en el suelo.
Nosotros lo hacemos igual.
Crecemos en función del espacio que tenemos a nuestro alrededor. El espacio en el que nos desarrollamos, aquel que creamos con nuestras vivencias, experiencias, sabiduría, amor, comprensión, respeto, esfuerzo, libertad. Cuan dispuestos estamos a abrir nuestras mentes y nuestra alma. El grado de consciencia que disponemos de la realidad, de la belleza de vivir, de su grandeza, de su dolor. Cuan dispuestos estamos a interactuar con los demás.
Cuanto más vivos estemos, cuanto más en contacto estemos con nuestra tierra húmeda, más arraigados estaremos en ella. Más fuertes crecerán nuestras raíces. Nosotros elegimos en que espacio queremos arraigar. En uno ancho, húmedo, eterno. O en uno más pequeño, que nos impida acariciar los rayos del sol. Crecer.

Yo sin duda, elijo el ancho. Lo construyo. Lo acaricio. Para poder agrandar mi alma hasta la eternidad.

“You will see there all the beautiful paths you have inside.” (Susan Squellati Florence)

Bàrbara Sarriera

a

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s