Los hallarás en ti

Existe en algún recóndito lugar, una almohada fabricada por unas manos firmes y delicadas, por unos ojos penetrantes y oscuros, de belleza salvaje.

Sin duda, no es una almohada cualquiera. En su interior bailan corazones de hadas del bosque húmedo de los sueños de hoy, hojas silvestres afrutadas, coloreadas con tonos rosas y rojos, violetas y verdes, semillas de alegría y amor y trocitos de nubes blancas con sabor a paz.

Un día, mientras dormía, un duende se acercó con sus pies descalzos hacia mí. Abrí los ojos, pero solamente pude apreciar una luz azulada que me envolvía suavemente. Cerré los ojos. Y con delicadeza, los labios del duende se acercaron a mi oreja y las siguientes palabras llegaron a mis oídos: “Debes de fabricarte tu propia almohada y ésta tiene unos ingredientes mágicos, así que deberás encontrarlos.” “¿Dónde los puedo encontrar?” intenté pronunciar a pesar del sueño que me acompañaba. “Los hallarás en ti” me respondió.

Al pasar pocas horas, mientras la luz del sol me acariciaba, recordé el sueño que tuve y me preguntaba como podría encontrarlos. ¿Cómo podía fabricar mi propia almohada? No sabia donde se encontraba el bosque húmedo de las hadas, ni como coger las hojas silvestres, ¿dónde recoger las semillas de alegría y amor? Y menos aún cómo podía llegar al cielo para alcanzar un trocito de nube blanca de la paz.

Me empecé a impacientar. Quería mi almohada. Quería encontrar ese lugar donde habitaba.

Pasaron lunas y aún recordaba esas palabras. Mi ilusión por fabricar mi almohada crecía y crecía. Y deseaba recostarme en ella noche tras noche. Sueño tras sueño.

Una noche de primavera, mientras yacía recostada en mi cama, una luz blanca entró por mi ventana. Su perfume, su aroma conformaban la misma figura que la primavera. Su voz penetró en mi interior y me susurró de nuevo con voz fresca y delicada: “Los hallarás en ti”… “ Tienes que creer como el corazón de una hada mientras sueñas en el bosque húmedo de tu interior y pisas con tus pies desnudos las hojas silvestres de tu camino, sintiendo a cada paso que des la fuerza de vivir…sembrando alegría con tu más sincera sonrisa y ames desde el corazón, ames con toda tu alma acariciando la humildad y el perdón, la bondad y la ilusión, la belleza y la pasión.”

Existe un lugar, un lugar cercano donde se halla una almohada. Una almohada hecha por unas manos firmes y delicadas, por unos ojos penetrantes y oscuros, de belleza salvaje. Por un corazón deseoso de vivir.

Bàrbara Sarriera

sun-339618_1920

2 comentarios en “Los hallarás en ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s