Despacio

Ya no tengo prisa. Me despeino a propósito para que mi pelo brille al Sol y juegue enredado y ya no tengo prisa.  A veces ando despistada y dejo que el caos me inunde. Otras veces me mantengo atenta, presente y estable en cuerpo, mente y alma mientras mi alrededor aumenta la intensidad de su ruido. Y ya no tengo prisa.  Silenciosa y delicada a veces. Otras tantas ruidosa y asalvajada. Que más da. Solo es. Desconecto y conecto. Sin prisa.

Muchas veces me muestro ante mí misma y ante los demás con una capa de polvo fino y a veces grueso y pegajoso que nubla mi propia esencia y me cubre entera tras caerme y levantarme muchas veces, cansada, mareada, aturdida. Y ya no tengo prisa. Se desgasta la máscara que he llevado a cuestas ahogando mi propia luz y ya no tengo prisa, mi amor. No se apresura la arena del reloj en fulminar como un rayo los segundos hasta quedar vacía su otra mitad. No existe la otra mitad. Nunca existieron dos partes.

Despacio aprendí a moverme. Tan despacio saboreando cada pedacito de historia, que me enseñó la vida a ver con el corazón, a sentir con la mente, a cerrar los ojos y oler con el don de las salvajes todo lo que se mueve a mi alrededor, a horas de distancia, todo lo que está al otro lado del horizonte. Tanta vida que late. El tiempo curó mis males y los convirtió en semillas de tierra húmeda. Aunque a veces en mi bosque, como en el tuyo, exista esa oscuridad que impregna las hojas y que acompaña inevitablemente a cualquier loba.

Ya no tengo prisa.

Cuando el paso de los años invada de hermosas arrugas mi rostro, cuando me cubran los pliegues que den forma a mi cuerpo, a la piel que me envuelve… cuando todo mi cabello se vuelva blanco como la intensa Luna querré recordar, mirar atrás, y sentir a una joven enamorada de la vida que se estremecía y sentía placer cada vez que la brisa la acariciaba. Cada vez que la brisa le traía cantos lejanos, cercanos.

Querré recordar a esa chica fuerte y vulnerable, a esa mujer que no se rendía, que solo quería vivir con toda su esencia plena. A esa niña inocente que no veía fronteras ni límites, ni océanos ni montañas demasiado grandes como para no poder seguir su camino. A esa mujer de mirada a veces perdida, a veces desafiante, a veces juguetona, a veces serena y otras dulce. Que creía en todo aquello que la rodeaba. Que creía que más allá, uno también se podía encontrar. Que creaba y construía cuando había sequía, temblando sus manos y su aliento, pero jamás su corazón. Que se levantó y se cayó y se volvió a levantar tantas veces como fueron necesarias.

A esa mujer que cazaba con su intuición, al vuelo, todos los momentos y los hacía eternos. A esa mujer que entendía su propia oscuridad, su propia luz, que integraba todas sus experiencias y se perdonó a ella misma tantas veces como perdonó a los demás. Que aceptó. Que dejó ir. Que dejó entrar. A esa mujer que sentía  miedo y lo mostraba porqué aprendió que así el miedo se marchitaba y se convertía en la fuerza que la hacía andar y andar y andar.

Cuando el paso de los años agrande mi corazón, cuando la esperanza dejada en manos de aquellos que se quedarán sea lo único que sienta ofrecer, solamente desearé vivir. Hasta llegar el día en que, liviana, tibia, sosegada, mirar hacía el horizonte por última vez y cerrar mis ojos llenos de historias sea el único modo para irme de este lugar. Y poder así renacer en el infinito de la nada, del todo.

Rezo hoy para vivir en esa piel anciana de mañana, para irme con el pecho rebosante de ilusión. Siembro hoy para que la cosecha sea plena e inmensa. Y mientras tanto doy de beber agua bendita a mi espíritu. Agua que limpio para calmar mi corazón.

Despacio.

Bàrbara Sarriera

Bàrbara Sarriera

Selfie. Sin filtros. Despacito. Despeinada. Bajo la luz del intenso Sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s